Showing posts tagged with: Mínimo Producto Viable
MVP minimun viable product

Producto Mínimo Viable (MVP)

Agile1 comments

Producto Mínimo Viable (MVP)

MVP es un término básico de Lean Startup. De hecho se popularizó mucho a raíz del libro “The Lean Startup” de Eric Ries. Además, este concepto cada vez más se oye en empresas que quieren lanzar un nuevo producto.

MVP en Lean Startup
Ciclo Lean Startup

¿Qué es un MVP?

La idea de un MVP es lanzar cuanto antes el producto mínimo viable que nos de feedback. Es decir, que nos dé información sobre la adopción de éste en el mercado y por los clientes. Con este producto experimental, podemos aprender y estudiar la viabilidad del mismo. Es decir, ha de ser:

  • Una versión básica de la solución o del producto: Es decir, no tiene todas las funcionalidades, sólo tiene o muestra la o las funcionalidades principales.
  • Ha de realizarse en el menor tiempo posible: cuanto antes lo lances al mercado antes sabrás si es viable antes de seguir invirtiendo tiempo y dinero.
  • Ha de ser viable, es decir, una versión útil, es decir es un producto suficiente para los early adopters (este concepto está definido en el post: Curva de Adopción de Rogers). Es decir, que no es un simple prototipo, es un producto: Es lo mínimo por lo que va a estar dispuesto a pagar un cliente.

Objetivo de un MVP

En definitiva, su finalidad es conocer si el producto es adoptado por el mercado, si gusta y si demanda nuevas versiones. Además, de qué es lo que más le ha gustado y qué funcionalidades hay que potenciar y cuáles descartar.

La idea base de Lean Startup es lanzar lo antes posible y con el menor coste, un producto que podamos validar, con idea de fallar pronto, para aprender y mejorar pronto: Learn Fast, Fix Fast, Fail Fast. Si nuestro producto no va a encajar en el mercado, cuanto antes lo sepamos mejor. Por eso se lanza un producto mínimo Viable o MVP. De esta forma, ahorraremos en tiempo y costes y podremos seguir probando hasta dar con el producto que sí sea aceptado por el mercado. Si nuestro producto encaja pero es usado de otra manera en la que no habíamos pensado, ahí tendremos una premisa para continuar evolucionando el producto como resultado de ese aprendizaje.

¿Cómo de mínimo tiene que ser?

Para los que estéis pensando: si lanzo un producto mínimo puede que falle porque no sea más completo. En parte, tenéis razón, no tiene que ser un prototipo o un producto chapucero que no tiene ni sentido de lo mínimo que es por lanzarlo pronto. Tiene que ser el mínimo producto viable. Es decir, sólo tiene que tener las funcionalidades más características. Todas las que sean adornos o complementarias pero no prioritarias quedarán excluidas. Saber discernir entre las características principales y las que no lo son, a veces, no es fácil. Sobre todo cuando se trata de nuestro producto del que “estamos enamorados” y queremos hacerlo perfecto. Si esperamos a tener un producto perfecto antes de lanzarlo al mercado, nunca lo tendremos, porque no puede ser perfecto si no dejamos que lo pruebe el cliente y veamos si realmente tiene aceptación y cuál es el comportamiento del cliente y su feedback . El cliente, y nadie más, va a decidir si es perfecto o no.  

Ejemplos

Un ejemplo de empresa que comenzó lanzando un MVP es Groupon. Empezaron lanzando una web en wordpress muy básica  y enviando PDF’s a sus suscriptores iniciales (early adopters). Cuando vieron que tenía demanda empezarona construir la plataforma completa.

Si el producto a construir es más complejo como una infraestructura en la nube la forma de testearlo es enseñar un MVP no desarrollado y recoger la información sobre cuántos usuarios lo quieren. Este es el caso de Dropbox. Cuando tuvieron la idea, antes de desarrollarla, testearon el mercado. Para ello prepararon (de forma sencilla, sin incurrir apenas en costes) un vídeo donde explicaban cómo era su (inexistente aún) producto junto a un formulario para que introdujeran su e-mail los usuarios que quisieran tener el producto cuanto antes. Fue tal el éxito que tuvieron, recibieron 70.000 emails en un día. Ya habían validado que su producto tenía demanda, ya podían comenzar a dedicar tiempo, esfuerzo y dinero en desarrollar el producto.

Think Big, Start Small

Para terminar me quedo con esta frase de Steve Blank:

«Estás vendiendo la visión y entregando el conjunto mínimo de características a visionarios, no a todo el mundo
Read More >>